Volver a la sección de Expedientes Disciplinarios

El Departamento devuelve tres meses de sueldo a un compañero por no suspender cautelarmente una sanción.

 

08/04/08

 

Ahora, el Departamento obligado a "NO HACER" algo que ya ha hecho.

 

 Esta vez la cosa no es que haya hecho mal una cosa y tenga que cambiarla, no, no; esta vez le ordenan paralizar algo cuando ya no es posible, es decir le ordenan algo imposible y creéis que alguien se ha ruborizado lo más mínimo, pues no, siguen sin tener ni pizca de vergüenza, como siempre.

 

El Departamento le había dejado de pagar los tres meses cuando le obligó a cumplir una sanción disciplinaria desoyendo nuestra fundada petición de suspensión cautelar hasta que hubiera resolución judicial sobre el recurso contra esa sanción.

 

Al compañero, a pesar de que sabía positivamente que tenía razón, no le quedó otro remedio que cumplir la sanción de tres meses de suspensión de empleo y sueldo (entre finales de 2006 y principios de 2007). Aún así, Si.P.E. recurrió la cabezonería del Departamento de no paralizar la sanción hasta que un Juez decidiera si la sanción se ajustaba a derecho o no, pero el juez de primera instancia se achantó ante la negativa de Interior, no accedió a la paralización cautelar y tuvimos que recurrir al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco el cual sentenció, dando la razón a Si.P.E., ordenando la paralización de la sanción (Ver nota sobre esa reciente sentencia)

 

Se da la "triste" (sobre todo triste para la imagen de la Justicia) paradoja de que más de un año después de haber cumplido la sanción, un Tribunal emite sentencia y hay que  suspender la sanción independientemente del resultado final del proceso judicial sobre la validez de la misma. Y claro..., cómo va a cumplirse una sentencia cuando ya no es posible hacerlo temporalmente (así nos va con esta Justicia y con este Departamento), pues no queda otra que devolviendo los tres meses de empleo y sueldo al compañero. Obviamente los tres meses de empleo se los va a quedar el Departamento (para que no se quejen y no digan que nos quedamos con todo) y los únicos efectos son la devolución de las cantidades que dejó de cobrar (incluyendo "nocturnos" y "festivos") y el cómputo como trabajado de las horas de vacaciones y de calendario que se le descontaron con motivo de la sanción, por lo que este año su calendario se verá reducido en varias jornadas.

 

Todas las organizaciones hacen las cosas porque es su obligación y pueden obtener un resultado mejor o peor, pero cuando haces las cosas porque estás preparado para hacerlas y cuando las haces estando  convencido de que sabes hacerlas todo llega, hasta la Justicia llega. De todas formas, que sepáis que el Departamento sigue denegando la suspensión cautelar de las sanciones, al fin y al cabo sus desaguisados los pagamos todos los contribuyentes.

 

Si.P.E., tu mejor defensa; tu mejor opción.